Esquina holguinera

Una mirada al mundo desde la ciudad cubana de los parques

Muertes y violencia “made in USA”

Posted on diciembre 22nd, 2012 in Sin categoría

Por Randy Alonso Falcón (Tomado de CubaDebate)

 

La absurda pasión por las armas convierte a Estados Unidos en una nación enferma de violencia

Surgieron como nación bajo el signo del expansionismo y el exterminio inmisericorde de los nativos. Glorificaron a los cowboys. Plantaron en la Constitución, en su Segunda Enmienda, el libre albedrío en la tenencia de armas. A base de cañones, misiles, y hasta armas nucleares, conquistaron territorios, derrocaron gobiernos y sometieron naciones. Los Estados Unidos están enfermos de violencia.

La reciente matanza en una escuela de Connecticut, que se llevó la inocencia de tantas vidas infantiles, ha vuelto a develar los gérmenes corruptos de una sociedad en decadencia, capaz de alcanzar los más altos niveles de desarrollo y riqueza (a costa de otros) y también, de cometer los crímenes más atroces.

Cultura de las armas
La cultura de las armas que ha contaminado profundamente a esa nación y se ha hecho parte de sus estandartes, devela hoy a un país de 315 millones de habitantes con más de 280 millones de armas en su poder: una relación de 89 armas cada 100 ciudadanos.

El individualismo per se, que asienta y cataliza el sistema, simboliza en la tenencia de armas el poderío, la autodefensa, la justicia propia. Tener armas, para muchos, es parte del ser estadounidense.

La industria de las armas se erige en un superlucrativo negocio. EE.UU es el mayor productor y exportador de armas del mundo. Pese a la crisis mundial, las exportaciones estadounidenses de armas se triplicaron en el 2011 y alcanzaron los 66 300 millones de dólares, según un reporte del Servicio de Investigación del Congreso el pasado mes de agosto.

El mercado interno también crece sin freno. Este 2012, el National Instant Check System ha registrado 16 millones 800 mil compraventas en EE.UU de pistolas, fusiles y rifles, el doble de lo ejecutado una década atrás. Sólo el día de rebajas, conocido como “Viernes Negro”, se vendieron 154 000 armas de fuego, reportó Russia Today.

Las Ferias y exposiciones de armamento, donde se compra de todo sin restricciones, se han multiplicado en cantidad y ventas. La mayor la organiza la Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los más poderosos lobbys empresariales y políticos del país, vinculado a los sectores más reaccionarios de la nación.

Estela de muerte

Tantas armas en tantas manos dejan su secuela trágica. Desde 1982 han ocurrido por lo menos 62 asesinatos masivos en EE.UU. Algunos han estremecido el país como la matanza de Columbine en 1999 y la del Politécnico Virginia Tech en el 2007. Este año se han protagonizado tres; el ocurrido en julio en el Cine Teatro Aurora, en Colorado, durante la función de estreno de la nueva saga de Batman; el que tuvo lugar en agosto en un templo Shik en Wisconsin y este de diciembre en el centro escolar de Newtown, Connecticut.

Según cifras oficiales, el pasado año se sucedieron 14 mil asesinatos en EE.UU de los cuales 10 mil fueron por armas de fuego. Cada día mueren por esa causa en el país del Norte un promedio de 34 personas.

Tras la reciente matanza, el documentalista Michael Moore, quien reflejó en unas de obras los sucesos de Columbine, escribió: “… ¿demasiado temprano para hablar sobre una nación enloquecida de armas? No, demasiado tarde.”

Violencia, Sexo y Lenguaje de adultos

Científicos afirman que videojuegos violentos afectan el cerebro

Los medios de comunicación y entretenimiento hacen lo suyo en este espiral de violencia. Noticieros televisivos que se regodean en titulares con crímenes diversos; series y películas que glorifican al matón o conminan a la justicia por manu propia (armas mediante); guerras transmitidas en vivo como show estelar del sábado por la noche. La mentalidad de Rambo multiplicada desde las diversas pantallas.

A la confirmación de la psiquis agresiva de la sociedad norteamericana se han sumado los videos juegos, buena parte de los cuales tienen a las armas, la violencia gratuita y el justiciero solitario como componentes esenciales. Son entretenidas bombas de tiempo en las mentes infantiles.

No pocos especialistas apuntan también a las fallas de la educación norteamericana y al endeble sistema de salud mental de un país donde sus ciudadanos y la nación se desquician por prevalecer.

Más muertes, más armas.

Las multiplicadas matanzas, lejos de alejar a los norteamericanos de las armas, les acercan. El sentido de indefensión personal, la necesidad de autoprotección ante una situación de violencia social funcionan como estímulo por la adquisición de más armas de fuego.

Tras el tiroteo de Tucson, Arizona, en el 2011, donde murieron varias personas y fue herida gravemente la congresista demócrata Grabielle Giffords, la venta de armas en ese estado creció un 60%. Después de la masacre el cine de Denver, en julio pasado, aumento la venta en Colorado un 41%. Según The Huffington Post, en una tienda cercana a la escuela donde se ejecutó la matanza del pasado 14 de diciembre el arma mas demandada a la fecha es el fusil AR-15, como el que utilizó el asesino Lanza. Otra tiendas de Connecticut  y el resto del país también reportan un aumento de la demanda de armas.

El AR-15 es un rifle de asalto. Lo utilizan los soldados norteamericanos en sus combates en Afganistán. En 1994 una ley congresional firmada por el presidente Clinton prohibió la venta a civiles de 19 tipos de pistolas, rifles y fusiles automáticos como el AR-15, diseñados para el combate. La ley espiró en el 2004 ante la inacción predeterminada del congreso con mayoría republicana y el presidente George W. Bush.

En mano de ciudadanos norteamericanos ya hoy más de 190 millones de rifles y fusiles listos para ser usados.

Y nada ha detenido la espiral hasta ahora. Ningún avance se dio en el control de armas después de la matanza de Columbine, la de Virginia o la de Colorado. Después de este ultimo acontecimiento, cuyo impacto en la opinión publica revivió como ahora el debate sobre las armas, la Asociación Nacional del Rifle envió una carta a sus afiliados solicitando donaciones para enfrentar una posible campaña adversa. Su llamado era inflamatorio: “El futuro de la Segunda Enmienda estará en juego. Y el futuro de nuestro país y nuestra libertad estará también en juego”.

El pasado 17 de diciembre al director ejecutivo Guns Owners of América, asociación defensora de la libertad de compra y posesión de armas en EE.UU, propuso de manera insólita que los maestros, administradores de escuelas y padres deberían tener permiso de portar armas en los centros docentes para poder actuar ante un agresor y defender así a los niños a su cargo.

Peor acaba de pronunciarse el Vicepresidente de la NRA, Wayne LaPierre, en una conferencia de prensa este 21 de diciembre. Su filosófica solución a la violencia es poner las armas en manos de los niños: “Lo único que detiene a un chico malo con un arma es un chico bueno con un arma”

Ante el dolor dejado por la masacre de Connecticut la respuesta de muchos ha sido comprar más armas

Políticos Desarmados (¿Desalmados?)

En todo lo que va de siglo XXI ni el Congreso ni la Casa Blanca, ni W Bush ni Obama, movieron un dedo par aumentar el control sobre las armas.

Los jugosos fondos que la Asociación Nacional del Rifle proporciona a las campañas congresionales y por la Casa Blanca y el respaldo de la corte Suprema ala llamado derecho constitucional de portar armas son valladares para cualquier paso en esa dirección.

Pese a que en medio de la más reciente contienda electoral ocurrieron grandes hechos violentos en EE.UU ninguno de los dos candidatos pronunció una sola palabra sobre el tema de las armas. Romney no quería espantar a la NRA y las bases extremistas de su partido. Obama no quería perder votos en estados sureños claves, donde la tenencia de armas es ley de vida y las medidas regulatorias son demasiado laxas.

Reclamos de Actuar

Las cándidas imágenes de los 20 niños de 6 y 7 años brutalmente asesinados en la escuela de Newtown, constantemente presentadas en las cadenas de televisión, han sacudido al parecer la conciencia colectiva de la sociedad norteamericana.

Por vez primera una encuesta nacional, realizada por la televisora CBS, muestra una mayoría a favor del control de armas en el país (57%). Casi 200 mil personas firmaron una petición en el sitio de la Casa Blanca para que se actúe con firmeza sobre el tema. Varias manifestaciones populares en pro del control de armas se han sucedido en diferentes ciudades.

Varios legisladores, incluso algunos respaldados por la NRA, han llamado a discutir el tema en el Congreso. También se han pronunciado alcaldes, gobernadores y otras personalidades.

The New York Times, The Washington Post y otros importantes medios de prensa reflejan la inquietud social y la necesidad de acción.

El hasta ahora calculador Obama ha salido a plantar cara ante la tragedia: “¿Estamos dispuestos a asumir que nos sentimos impotentes ante una carnicería de esta naturaleza? ¿Qué la política no nos permite actuar? ¿Estamos dispuestos a decir que la violencia que ataca a nuestros niños año tras año es solo el precio que pagamos por la libertad?”

Por lo pronto, ha nombrado una Comisión encabezada por el Vicepresidente Biden para que presente propuestas antes de fines de enero sobre la prohibición de fusiles de asalto, la revisión de los antecedentes de todos los compradores de armas, la reducción del número de balas y otras medidas de controla de armamento, así como reforma en la atención de salud mental y la educación, entre otras medidas.

 

Ante el dolor dejado por la masacre de Connecticut la respuesta de muchos ha sido comprar más armas

La NRA y la extrema derecha republicana están a la defensiva por el momento. Pero, incluso, si prosperara la iniciativa presidencial, se encontrará con el hándicap de que las legislaciones sobre las armas son en su mayoría potestad de los estados y no del gobierno federal.

Ojala, como ya pasó, el transcurrir de los días y las fiestas navideñas no enfríen en los propósitos de hacer algo frente a este cáncer social.

 

De eso no se habla
La actual mirada del stablishment imperial hacia la violencia casera es inevitable ante el impacto social de la tragedia. Pero el mundo se pregunta si EE.UU seguirá exportando la violencia y la muerte con sus drones, sus bombas “inteligentes” y otras armas sofisticadas. Si continuará azuzando guerras, asesinando civiles, contratando mercenarios, aplicando degradantes torturas.

El mismo día de la masacre en Conecticut, una fuente de la ONU informaba que la guerra en Afganistán había costado la vida de más de100 mil personas, entre ellas numerosos menores de edad.

Esta semana, el periódico alemán Der Spiegel revelaba un estudio de Boletín de Contaminación Ambiental y Toxicología que culpa a las municiones norteamericanas con uranio empobrecido del crecimiento de los nacimientos de niños deforme en la localidad iraquí de Basora. Algunos han nacido con dos cabezas o con un solo ojo. Una tragedia bastante silenciada.

Si valiosa es la vida de los niños norteamericanos, también lo es la de los afganos iraquíes, paquistaníes, sirios, o de cualquier parte del mundo, que ahora mismo pueden estar muriendo por el disparo de un arma Made in USA.

Be Sociable, Share!

Comments are closed.